Soy Marina.

 

Empecé a hacer fotografía de manera bastante evidente. Desde muy pequeña he viajado por todo el mundo y sentía que la mejor forma de captar y expresar lo que me producían esos paisajes, rincones y lugares tan diferentes era a través de la fotografía.  Más adelante decidí formarme y especializarme en fotografía narrativa y documental, ayudándome a ordenar mi conocimiento y crear historias. Para mi es una herramienta para expresar la manera que tengo de ver el mundo, atenta, natural, sin intervenir en lo que ocurre y crear imágenes lo más bellas posibles. 

Después de un tiempo decidí  dedicarme a ello de manera profesional.

 

Hacer reportajes de bodas no fue la elección obvia para mi desde el principio, siempre me imaginaba viviendo de la fotografía de viajes y documental. Pero después de varias oportunidades tanto en bodas, como en diversos eventos, descubrí que era un mundo que me permitía crear y continuar con la visión documental que tenía y expresarlo a través de mi mirada. Fue un reto que se convirtió en una pasión. Historias que aparecían delante de mi para ser contadas, como un cuento con imágenes. 

Cada boda, cada historia, me sigue aportando una perspectiva diferente, me ayuda a seguir aprendiendo y me da la oportunidad de conocer a gente maravillosa que ha confiado en mi y en mi equipo.

Pero Velban no soy solo yo, he conseguido rodearme de un equipo fantástico de fotógrafos que me ayudan a avanzar y a conseguir qel resultado que véis.

Ahora ya me conocéis un poco mejor y cuál es mi forma de trabajar, ahora me encantaría conoceros a vosotros!

Gracias por haber dedicado un ratito de vuestro tiempo.